Restringe el acceso a la biblioteca multimedia de WordPress a tus propias cargas

Si tienes un sitio web en WordPress y deseas ofrecer a tus usuarios la posibilidad de subir sus propias imágenes, vídeos y otros archivos multimedia, es posible que te preocupes por la seguridad. Específicamente, la seguridad de la biblioteca multimedia. En este artículo, te enseñaré cómo puedes restringir el acceso a la biblioteca multimedia sólo a las cargas propias del usuario en WordPress.

Paso 1: Instala un plugin de seguridad

Antes de empezar, necesitarás tener un plugin de seguridad instalado en tu sitio web de WordPress. Algunas opciones populares incluyen WordFence, iThemes Security y Sucuri. Estos plugins te ayudarán a agregar capas adicionales de seguridad a tu sitio, lo que es especialmente importante si estás recibiendo cargas de archivos de los usuarios.

Paso 2: Crea una cuenta de usuario

Una vez que tengas un plugin de seguridad instalado, es hora de crear una cuenta de usuario para cada uno de tus usuarios. Asegúrate de dar a cada usuario un nombre de usuario y una contraseña únicos, y limita su acceso solo al administrador, autor o editor. No permitas el acceso a la cuenta de usuario tipo “suscriptor” a la biblioteca multimedia.

Paso 3: Instala el plugin FileBird

Para restringir el acceso a la biblioteca multimedia propia del usuario en WordPress, necesitas un plugin como FileBird. Este plugin te permitirá crear carpetas personalizadas para que cada usuario pueda organizar sus archivos de forma privada. A diferencia de la biblioteca de medios de WordPress, la que es pública, el uso de FileBird permite a cada usuario tener acceso solo a sus archivos cargados.

Paso 4: Configura las carpetas personalizadas en el plugin FileBird

Una vez que hayas instalado el plugin FileBird, deberás crear una carpeta personalizada para cada usuario de forma manual. Para hacer esto, ve a la pestaña “Media (Medios)” en tu panel de administración de WordPress. Cada carpeta se creará dentro de la “biblioteca de medios” de WordPress. Busca el botón “Agregar carpeta” y crea una carpeta ‘privada’ para cada usuario. Agrega una nota en la descripción de la carpeta a quién pertenece.

Paso 5: Asigna una carpeta privada a cada usuario

Después de haber creado una carpeta para cada usuario, deberás asignar una carpeta a cada usuario de forma manual. Para hacer esto, ve al perfil de usuario de cada uno y haz clic en la pestaña “Editar”. En la sección “Preferencias de la biblioteca multimedia”, selecciona la carpeta que acabas de crear y asigna esta carpeta a ese usuario. Solo ese usuario podrá tener acceso a esa carpeta.

Paso 6: Ajusta la configuración de la biblioteca multimedia

Después de haber creado la carpeta privada y asignarla al usuario correspondiente, deberás ajustar la configuración de permisos de la biblioteca multimedia de WordPress. Puedes hacer esto utilizando otro plugin como User Role Editor.Importante, sólo el administrador, autor o editor tienen acceso completo a la biblioteca pública en la pestaña “Medios”.

Paso 7: Verifica que los usuarios pueden solo visualizar sus archivos en su carpeta privada

Con todas las configuraciones y carpetas creadas y asignadas a cada usuario, verifica que el usuario puede solo visualizar sus archivos cargados. Inicia sesión como un usuario normal y ve a la biblioteca multimedia. Busca la carpeta que se te asignó como usuario. Si todo está configurado correctamente, deberías poder ver todos tus archivos cargados.

Para finalizar

En resumen, si tienes un sitio web en WordPress y permites a los usuarios cargar sus propios archivos multimedia, es importante que ofrezcas una forma segura y privada para que realicen esta acción. Si sigues estos pasos simples en WordPress y usas plugins como FileBird y User Role Editor, puedes restringir el acceso a la biblioteca multimedia sólo a las cargas propias del Usuario.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *